All for Joomla All for Webmasters
  • En los últimos años, en contextos de “sociedades de la información y el conocimiento” han surgido novedosas alternativas para aprovechar el valor económico, social y político de la información pública, abogando por la publicación de la misma en datos abiertos.

  • Como bien explicara Matías Ruiz Díaz en una columna publicada a principios de este mes[1], para mejorar el funcionamiento de las instituciones democráticas en el nivel subnacional de gobierno, es decir, en los niveles departamental y municipal, es necesario resaltar el rol que desempeñan los actores políticos que hay en cada nivel. En este sentido es que se hace necesaria la apertura, la transparencia y la participación ciudadana que desde Uruguay ATP reivindicamos.

  • Como bien se explicita en los dos últimos artículos publicados por URUGUAT ATP, para mejorar el funcionamiento de las instituciones democráticas a nivel subnacional de gobierno, es decir, en los niveles departamental y municipal, se torna necesario destacar qué rol desempeñan los actores políticos que hay en cada nivel[1].

  • A partir de las conclusiones generadas en el estado de situación de Juntas.UY  se propone en este artículo extraer algunas implicancias teóricas que surgen de la falta de información sobre las dimensiones estudiadas en las Juntas Departamentales de todo el país, con el fin de rescatar la importancia de algunas prácticas tales como la transparencia y la participación ciudadana para la gestión de todos los órganos, tanto a nivel nacional como subnacional. Para recordar algunas cifras, en las conclusiones del “Índice de apertura en línea de los órganos legislativos subnacionales” se mencionó que:

  • Para los que recordamos el cancionero de Los Olimareños tenemos muy presente “cielo del 69”, aquella canción que describía la situación política previo a la dictadura y que a Braulio, le costó cárcel en Argentina previo al exilio en España. En la primera estrofa describe de forma fantástica el clima social del momento, “con el arriba nervioso y el abajo que se mueve”. Una joyita con rima consonante del canto popular uruguayo.

  • Como pasa con todos los dichos populares, no hay evidencia empírica que lo respalde. Pero ¿quién no lo ha pensado? Y no es que se aplique solamente al campo de las relaciones amorosas, sino que este dicho es cada vez más utilizado como una metáfora en amplios campos de la vida cotidiana. La prevalencia del dinero sobre las características personales es, de esta manera, puesta en tela de juicio por todos nosotros. El lector se preguntará a esta altura qué tiene que ver “billetera mata galán” con el tercer nivel de gobierno. Y es justo, yo también me lo preguntaría. Pero les pido que sean pacientes y lo descubramos juntos.

  • Como hemos podido apreciar en las noticias y en los medios de comunicación de nuestro país, el pasado 30 de octubre las vecinas y vecinos de Montevideo votaron para decidir la nueva integración de los Concejos Vecinales.

    Para repasar un poco de historia, en 1990 el Frente Amplio asumía por primera vez la gestión de la Intendencia de Montevideo, y con ello comenzó un proceso de descentralización del Departamento, el cual desembocaría en la reforma de toda la estructura municipal. Al día de hoy, Montevideo se encuentra dividido en ocho municipios, 18 Centros Comunales Zonales y 18 Concejos Vecinales.

  • En un posteo anterior, mi colega Emilia Espósito escribía una columna[1] en la que destacaba la dificultad de crear espacios de participación vecinal que escaparan de la lógica partidocéntrica que caracteriza nuestro sistema político. En el final de su artículo, se preguntaba si es favorable institucionalizar la participación a través de espacios formalizados (como los Concejos Vecinales en Montevideo) o si, de lo contrario, la participación ciudadana debería desarrollarse por medio de otras instituciones que operan a nivel territorial. Personalmente tiendo a creer que, si bien es bueno que existan espacios de participación institucionalizados, no debemos poner el foco solamente en ellos. Por el contrario, cualquier proceso de descentralización debería intentar fomentar la participación a través de las organizaciones en el territorio. A continuación paso a desarrollar el por qué de mi argumento.

  • Hace muchos años, no mucho tiempo después de la caída del muro de Berlín, pasé un invierno de tardes grises en los archivos de la Stasi (la policía secreta de Alemania Oriental), investigando historias sobre República Democrática Alemana. Para poder ver un documento, primero tenías que ver si el archivo existía (no había índice). Después, tenías que demostrar que realmente lo necesitabas (como periodista, esto significaba tener un bosquejo de tu artículo).